• Instituto Sonorense de Cultura

  • 01 (662) 212 6570 y 01 (662) 212 6572
  • enlacedecomunicacion@isc.gob.mx

La mama, cabaret” ilumina el Teatro San Luis Río Colorado


San Luis Río Colorado.-¿ Qué sería del arte si no nos retara, si no nos provocara? Las obras artísticas, históricamente, han sido vehículos y espejos para que nosotros como público podamos enfrentar, cuestionar, reflexionar y deconstruir nuestras formas de pensar, nuestros prejuicios. En la segunda jornada del Fesival nacional de monólogos “Teatro a una sola voz”, que tiene como sede a San Luis Río Colorado, se presentó “La mama cabaret” de Gonzalo García González, de Baja California.

La premisa no podía ser más atractiva: La virgen María-el arquetipo histórico de la mujer abnegada- baja del cielo a esta época, a nuestro presente para iniciar una campaña política para poder dirigir a la humanidad, tras el fracaso de su hijo -Chuy, como lo llama- y de los hombres, para lograr la salvación. Gonzalo, un artista en toda la expresión de la palabra, hace una interpretación divertídisima, mordaz, fársica; con una versatilidad que lo lleva desde la interacción con la audiencia hasta mostrarnos su maravillosa voz cantándonos éxitos populares.

“La mama, cabaret”-como contraposición al Papa- es también un testamento honesto de cómo reivindicar al feminismo y la lucha de las mujeres ante un patriarcado siempre hostil y opresor. El escritor y humorista gráfico argentino Roberto Fontanarrosa solía decir que la mejor forma para ver la miseria de nuestros tiempos-y poder cambiarla- era a través de la comedia. La obra de Gonzalo García, exprime a través de lo fársico y lo satírico, ese machismo sistémico que existe en México. La virgen María que interpreta es una mujer empoderada, intelectualmente osada; una reinvención propia que confronta al público, lo hace partícipe de su discurso y que con las risas que provoca, golpea en los cimientos de un sistema aún desigual.

 

En su acto de campaña, esta Virgen María posmoderna, iconoclasta y rabiosamente actual, con un penacho en vez de aureola, con voz aguardientosa que modifica piezas bien tradicionales del cancionero popular mexicano-El pávido navido, Cucurrucucú paloma, Cielo rojo o La Chona- ofrece un monólogo que arranca sonrisas y carcajadas al mismo tiempo que propone reflexionar y modificar muchos de los códigos del machismo que aún seguimos reproduciendo en la sociedad.

El Teatro San Luis Río Colorado, con más de 300 asistentes fueron el auditorio que todo artista sueña y así cerró la segunda jornada del Festiva de Monólogos “Teatro a una sola voz”.