• Instituto Sonorense de Cultura

  • 01 (662) 212 6570 y 01 (662) 212 6572
  • enlacedecomunicacion@isc.gob.mx

El Instituto Sonorense de Cultura felicita al escritor sonorense Hugo Medina por haber ganado el Premio Nacional Rodolfo Figueroa 2022.

Hermosillo, Sonora; a 22 de septtiembre de 2022.- Un hombre cansado y agotado se exilia en las islas de Okinawa, Japón. Es un exilio voluntario que obedece a una búsqueda y quizá, un hastío del mundo moderno y su ritmo atroz, hilarante, devorador. En ese exilio, el hombre busca algo, esa búsqueda inabarcable del sentido de la existencia humana. Ni la distancia geográfica ni la soledad disminuye las preguntas que son mito fundacional del ser humano.

Es el poemario Okinawa UV, del escritor sonorense Hugo Medina, ganador del Premio Nacional Rodolfo Figueroa 2022. Dentro del dictamen del jurado se destaca que “Es una búsqueda en la profundidad de alma humana cuyo escenario (Japón) podría ser lo mismo Nueva York que la Ciudad de México, pues la esencia del mismo es la descomposición del sera que nos somete la vida posmoderna”.

En Okinawa UV, Medina sigue ahondando en los temas que le han convertido en un escritor destacado: la experimentación con el lenguae, la búsqueda de su voz poética, las referencias culturales (ánime, manga, videouegos) y en esta obra los lleva a una mayor trascendencia y un juego estilístico.

“Con este libro utilicé el verso largo, la prosa poética que luego desembocaba en una ruptura con los haikús, busqué una combinación del léxico japonés con el mexicano, busqué las palabras feas para luego revelar su belleza. Para este libro intenté experimentar con la sonoridad de las palabras, las palabras con k y n en japonés son muy potentes, eso me llevó a tener una relación casi de amor-odio con este libro, porque cuando llevaba el 80 por ciento empecé a dudar, a estar inconforme”, explica el autor.

Su trayectoria literaria es larga y compleja, ha pasado por diversos géneros y ha ganado distintos premios, sin embargo, es en la poesía donde ha encontrado un lugar recóndito y bello donde estacionar su imaginación y su voluntad para jugar y experimentar. La poesía, para Medina, es un ejercicio miniaturista. La poesía es la búsqueda de la esencialidad del lenguaje. Cada palabra tiene su propósito, su lugar en el verso. No es nuevo para Hugo el uso de la prosa poética-o la ‘prosa de intensidades’ como la define Ruy Sánchez- y a partir de ahí empezó a interccon distintas formas de la poesía.

Escribir poesía no es para todos. Es un impulso funambulista, un andar por un sendero casi invisible con el vacío y el abismo abriéndose paso. Hugo Medina ha aprendido a caminar por ese camino.