• Instituto Sonorense de Cultura

  • 01 (662) 212 6570 y 01 (662) 212 6572
  • culturasonora@isc.gob.mx

Danza, historia y periodismo en el Desierto

Danza, historia y periodismo en el Desierto

25 años de movimiento mágico
Por Alejandra Olay

En 250 páginas, la historia de Un Desierto para la Danza tiene un refugio contra el olvido, con detalles sobre la muestra internacional fundada en 1993, cuando Carlos Moncada Ochoa fungía como titular del Instituto Sonorense de Cultura (ISC). Ahora, gracias a su experiencia, fiel a su compromiso con la danza, la historia y el periodismo, es autor del libro “Un Desierto para la Danza: 25 años de movimiento mágico”.

En los recuerdos de coreógrafos, bailarines (as), reporteros (as), diseñadores (as), fotógrafos (as), funcionarios (as), técnicos, productores (as) de video, las imágenes que cautivaron, las críticas y anécdotas que le pusieron su toque cada año; ahora con esta publicación del ISC, coordinada por la coreógrafa Adriana Castaños, nos ofrecen una crónica puntual muy al estilo de Moncada, junto con una riqueza visual impresionante, captada por queridos (as) fotógrafos (as) de la región.

Para la realización de este libro fue fundamental la visión la diseñadora Ivette Valenzuela. Movió las piezas para reunir el trabajo de fotógrafos (as), que permitiera mostrar a todos los grupos que han transitado en este escenario. Y le puso todo el corazón para lograr este resultado que también permite apreciar los carteles que suelen causar mucha expectativa en la comunidad. Ella y Alejandro Huerta, Julio Rivera, Ernesto Moncada y Argelia Juárez han diseñado los carteles que han hecho del Desierto un evento único, irrepetible, especial.

También piezas claves para esta publicación: Luz Abigail Nuñez Borbón, quien apoyo con la investigación hemerográfica, en esta obsesión del también historiador por contar con el dato exacto, veraz y completo, lo cual fue revisado a su vez porEmmanuel Pacheco, bailarín y coreógrafo de producciones la lágrima. La revisión del libro a cargo de Rosy Orozco, una de las mejores correctoras de estilo que conozco. El archivo fotográfico fue facilitado por Juan Casanova, siempre ocupado y preocupado por registrar la actividad artística y cultural, principalmente en Hermosillo, más por su valor histórico que por su utilidad inmediata. Gracias a Juan, en este libro también se incluye el trabajo de Miguel Galaz, quien fue parte del equipo del ISC durante 30 años y legó un material de grandísima calidad.

Además, hay fotografías de Alfredo Káram, Edith Reyes, Héctor Maldonado, Edith Cota, Ricardo León, Ana Isabel Campillo, Jorge Angulo, Miguel Franco; Toni Marins, Dirk Meyers, Miguel Zavala, Fernanda Maldonado, Jesús Gómez, Omar Vásquez, Daniel Ochoa, Alejandro de León y Gabino Guerrero.

En las primeras páginas, Mario Welfo Álvarez Beltrán, director general del ISC, destaca la participación de los grupos anfitriones en un texto titulado Gratitud. Expone: “Gracias por la alta responsabilidad que implica hacer danza, permanecer y compartir su trabajo con decenas de generaciones”.

Adriana Castaños, como directora de producciones la lágrima, grupo anfitrión en la edición 25, ofrece un recuento puntual sobre los 25 Desiertos ocurridos hasta 2017, aunque gracias a un largo proceso de edición y diseño también se incluye un capítulo dedicado a la 26 edición a cargo de Quiatora Monorriel. Me parece importante puntualizar que el texto introductorio de Castaños nos ofrece una reflexión necesaria y rinde homenaje a dos mujeres con grandes aportaciones en Sonora: Martha Bracho y Beatriz Juvera.

Antes de leer un breve fragmento de su texto, recordemos – insisto- que durante más de tres décadas Adriana se ha desempeñado como bailarina, coreógrafa y maestra y ha sido una inspiración al formar bailarines y coreógrafos. Formó parte de la elaboración del plan de estudios de la Licenciatura en Artes Escénicas de la UNISON, donde funge como maestra desde 1996. La Castaños, como le decimos, es referencia en la danza mexicana y aunque pudo irse de Sonora, al igual que Mancillas, prefirió quedarse. Gracias infinitas por eso.

Veamos lo que nos dice al iniciar el libro: “Esa entelequia que ya nos acostumbramos a llamar el Desierto, sin reparar en su singularidad, se construyó con el concurso de muchos cuerpos y en el marco de contextos distintos a los que ahora habitamos. Es buen recordarlo – y analizarlo-  para desterrar el siempre ha sido así que paraliza. En un momento que es imprescindible construir nuevos presentes, incluido el Desierto, sacudir la memoria es la mejor forma de empezar. El memorioso Carlos Moncada lo sabe, fue parte del festival como funcionario y lo ha seguido como periodista y amante de la danza; celebro que haya aceptado recurrir a su memoria, como cómplice y testigo, para estimular la nuestra”.

Sea pues, motivo para celebrar la existencia de esta historia que puede consultarse en la Biblioteca Digital Sonora o adquirirse en las oficinas centrales del ISC (Obregón 58, colonia Centro, Hermosillo, Sonora). El libro fue presentado el pasado jueves 2 de mayo en el Museo de Arte de Sonora, como parte del Desierto para la Danza 2019, a cargo de Antares Danza Contemporánea como grupo anfitrión. Como verán, la danza sigue haciendo historia.

Consulta Un Desierto para la Danza: 25 años de movimiento mágico aquí: http://isc.sonora.gob.mx/bibliotecadigitalsonora/25-anos-de-un-desierto-para-la-danza/

Libro sobre UDPD 25 años de movimiento mágico