• Instituto Sonorense de Cultura

  • 01 (662) 108 0250 y 01 (662) 108 0258
  • culturasonora@isc.gob.mx

David Barrón: Hacer danza al ritmo de las sensaciones

David Barrón: Hacer danza al ritmo de las sensaciones

Samantha Leyva
Margarita danza aquí es el grupo que dirige David Barrón, bailarín, coreógrafo y maestro
hermosillense, respaldado por una sólida trayectoria en el campo dancístico, además de una
amplia formación en diversos géneros, técnicas y estilos.
En esta ocasión, el coreógrafo presenta en la edición 26 de Un Desierto para la Danza la
coreografía KAMA, Me multiplico, me divido, acerca de las vivencias de las mujeres y la
maternidad, con cinco intérpretes que guardan precisamente esa característica: el ser madre.
— ¿Qué es lo que el público podrá ver en la coreografía que presentas en Un Desierto para la
Danza?
— Son cinco bailarinas que alguna vez fueron mis alumnas. Ahora son madres y maestras;
características importantes. La coreografía habla sobre el proceso de embarazo y todo lo que
conlleva la maternidad en todos sus aspectos. Para mí es muy importante este tema, porque es
sobre las mujeres generando vida. Me tomo de estas tensiones, dinámicas, cambios anímicos
que ocurren en ellas durante el proceso y decidí hacer una danza con todas esas sensaciones.
— ¿Cómo se dio el proceso creativo para este montaje?
— Es esencial conocerse como grupo, crear una confianza. Primero seleccionamos el grupo con
el que se realizaría. El proceso nos fue más fácil porque ya nos conocíamos, pues son personas
que yo quería que bailaran conmigo desde hace tiempo. Después de descubrir que todas son
mamás. Me interesó mucho cómo cada quien vive la experiencia a su manera, esto porque cada
quien es distinta. Sin embargo, hay algo que se comparte entre todas las mujeres, esa
peculiaridad de poder ser madres. Ellas son quienes viven por completo esta experiencia. En
escena, cada una cuenta su proceso, momentos importantes como “recibir la noticia”, todos los
cambios que suceden en su cuerpo, tanto físicos, hormonales, anímicos, cuando faltan horas
para el parto, lo que sucede en él y, por fin, lo que sucede cuando reciben al bebé en sus
brazos. Cada quien aporta su vivencia, todas son únicas, pues se incluye la relación de cómo ven
el mundo, como se sienten por dentro, como se sienten con el nuevo ser. A partir de esta
experiencia, creamos esta coreografía llamada KAMA me multiplico, me divido, decidimos
ponerle KAMA, porque significa amor en hindú.
— Entonces ¿la danza no son sólo movimientos, sino una introspección por parte de quien la
crea? Además de la labor de investigación de la que se habla poco en el ámbito artístico…
— Sí, en este caso, hay un trabajo de investigación. Cada cosa tiene su significado, un valor de
comunicación a nivel corporal, los elementos que se manejan, el movimiento, el ritmo, la
fuerza, cada detalle termina por significar algo. De igual manera, la idea no es manejarnos bajo
la literalidad, ni lo figurativo, sino de transmitir al espectador sensaciones, para que, por sí
mismo viva la experiencia. Yo relaciono mucho la danza con otras artes, como la música o la

poesía. Estas, al analizarlas, uno retoma lo que se siente al apreciarlas, pues uno no pretende
entenderlas, más bien, experimentarlas. Al percibirlas, el cuerpo, entra en un estado de cambio,
nos ponemos alegres, nos dan ganas de bailar, se nos enchina la piel, en fin, lo que busco con la
danza es lograr esas sensaciones. Para lograr esta vivencia se necesita mucho trabajo de
investigación, así mismo, la conexión entre las intérpretes y la composición –movimiento,
cuerpo, espacio— que crea una experiencia armoniosa al espectador.
— En esta edición UDPD abrió un espacio para jóvenes creadores con el fin de que mostraran
sus montajes escénicos. ¿Qué te parece esta inclusión de la juventud en estas plataformas
tan importantes y qué te parece el programa de esta próxima muestra?
— Me parece muy importante, hay muchos jóvenes talentosos que ocupan espacios para
comunicarse, pues, por medio la práctica se llega a ser maestro. De hecho, creo que deberían
abrirse más espacios donde sucedan estas expresiones. No sé qué vaya a pasar más adelante,
en las coreografías es posible ver bastantes inquietudes de los bailarines, hay unas ansias de
medrar. Y como cada edición, los programas siempre traen sorpresas; creo que esta vez habrá
también muchas cosas nuevas, pasará nuestras expectativas. Es importante darle rumbos
distintos cada vez, aprender de las propuestas innovadoras que se presentan. Como te digo,
hay mucho talento en los jóvenes, ellos son los pilares que sostendrán la danza en un futuro y
tenemos que hacer algo para ayudar a crecer estos espacios porque, insisto, hay mucho
talento.