• Instituto Sonorense de Cultura

  • 01 (662) 108 0250 y 01 (662) 108 0258
  • culturasonora@isc.gob.mx

Zahaira Santa Cruz: Me gusta explorar la animalidad del ser humano

Zahaira Santa Cruz: Me gusta explorar la animalidad del ser humano

Por Samantha Leyva

 

Su interés por la danza surgió desde muy pequeña; su primer acercamiento fue el ballet clásico. Desde aquel momento supo que quería expresarse mediante el cuerpo. Así lo relata Zahaira Santa Cruz Arvizu:

“Esta inquietud por bailar surgió desde que estaba muy chica. Al momento de estudiar una carrera, decidí ingresar a la Licenciatura en Artes Escénicas con especialidad en Danza de la Universidad de Sonora. Empecé a bailar oficialmente con producciones La Lágrima en 2004, pero desde tiempo atrás, había tenido la oportunidad –como estudiante- de experimentar lo que era estar en escena”.

Hoy, la bailarina, coreógrafa, intérprete y maestra, Zahaira Santa Cruz presentará el montaje escénico Black Silver en Un Desierto para la Danza 26, y en esta entrevista, platica cómo está viviendo su sueño.

Black Silver te ha hecho acreedora a múltiples premios y reconocimientos como creadora e intérprete en diferentes espacios y plataformas dancísticas… ¿Qué sientes, qué significa para ti el presentarla en esta muestra internacional de UDPD?

Sin duda, me siento muy afortunada. Contenta, porque es la primera vez que se presenta un trabajo de mi autoría en este festival, y eso me llena de orgullo, además es el quinto año consecutivo que Black Silver está en escena: desde su estreno en 2014 hasta la fecha, no ha dejado de presentarse, y aunque ha cambiado de elenco, es algo que también la ha hecho una experiencia muy enriquecedora.

De esos cinco años, tres estuve en escena. Ahora necesitaba estar de este otro lado, desde fuera, para hacer ajustes y mirar la obra desde otra perspectiva. Es muy distinto estar adentro, y estar en ambos lados no es imposible pero sí muy demandante. Aun así, lo estoy disfrutando mucho desde afuera: el esculpir y moldear la obra. Estoy muy contenta por los intérpretes que participan, que tienen muchísima disposición, gran disciplina, además son muy habilidosos y propositivos. Me gusta mucho ver lo que han generado.

Describes esta pieza como una muestra de la lucha de poder que se ve reflejada en la sociedad. ¿Cómo abordas estas temáticas desde la corporalidad del ser humano?

Primero empezamos con exploraciones, desde nuestros órganos. Qué sensación te brinda el moverte a partir de algo que está dentro, más que irnos con lo que sucede afuera. Ahí empezó originalmente y lo conservé. Ya lo que iba surgiendo es como esta conexión con nuestro ser primitivo y me gustó explorar entonces con la animalidad del ser humano, con conectar con esta esencia primitiva que tenemos y en el proceso se fueron dando estas luchas de poder, luchas territoriales, que de pronto somos así, en un juego de ‘cedo, pero me impongo’.

Para mostrar la danza desde nuevas y diversas perspectivas, UDPD abre el espacio para que jóvenes artistas y coreógrafos presenten sus propuestas ¿Qué opinión te merece este segmento?

De entrada, me siento agradecida. Creo que también es muy importante tomar en cuenta lo que sucede, no solamente con las personas que ya tienen una trayectoria más amplia, que eso por supuesto está muy bien, además tenemos que recibir y seguir observando lo que continúan realizando, pero también estamos estos creadores, con obras que queremos seguir desarrollando y hacerlas crecer: entonces, esta plataforma nos sirve a nosotros para compartir nuestro trabajo a un público más numeroso, en este evento que sabemos tiene la facilidad y apertura para recibir más audiencia. Además, este festival es una oportunidad para que los estudiantes se acerquen y vean estas propuestas, conozcan otras maneras de hacer danza y así se van abriendo oportunidades y caminos para dedicarte a esto; no solamente estas estudiando, al mismo tiempo estas teniendo la experiencia de estar en escena.

¿Cómo observas la danza contemporánea sonorense como creadora?

Yo creo que ha ido creciendo, pero de pronto la siento un poco intermitente. Creo que como creadores, tenemos la responsabilidad de ir también hacia donde están las personas, en cuestión de públicos. Sí de invitar, pero también he tenido la experiencia de ir a partes donde quizás no llegan tanto estas expresiones, entonces es muy padre porque ves ese acercamiento y cómo cambia también la manera y las perspectivas que tienen las personas acerca de la danza, hablando específicamente de la danza contemporánea.

¿Qué actividades vienen para Zahaira después de esta presentación en UDPD? ¿Hay otros proyectos en puerta?

Sí, ¡hay varios! Uno de ellos consiste en impartir talleres en Ciudad Obregón, hay gente muy creativa por allá. Probablemente también compartir Black Silver, pero también viene una nueva obra en la que estoy trabajando a partir de un solo, llamado Estado de descomposición, que fue detonante para trabajar con un equipo de egresados de la Universidad de Sonora.