• Instituto Sonorense de Cultura

  • 01 (662) 212 6570 y 01 (662) 212 6572
  • culturasonora@isc.gob.mx

Dédalo Artes Escénicas: La danza debe ser una experiencia

Dédalo Artes Escénicas: La danza debe ser una experiencia

Por Samantha Leyva

 

A casi nueve años de su formación, el colectivo Dédalo Artes Escénicas surgió de la inquietud de dos jóvenes para expresarse. Dentro de sus propuestas, han buscado variar y cambiar, pues consideran que siempre se deben afrontar a retos constantes en búsqueda de crear cosas diferentes.

Con su propuesta titulada Ocaso, Dédalo Artes Escénicas, se hará presente en la Muestra Internacional Un Desierto para la Danza; el grupo subirá al foro del Teatro de la Ciudad este domingo 22 de abril, con una pieza que consideran más desnuda que su trabajo habitual.

–¿Cómo es que surge Dédalo Artes Escénicas, y sobre todo, la coreografía Ocaso, que presentarán en esa edición de UDPD?

–Pedro Núñez: Dédalo surgió por una inquietud para expresarnos. No teníamos claro una línea, algo que quisiéramos perseguir o algo que fuéramos a estar abordando constantemente en cada pieza, pero ahora que veo en retrospectiva durante estos nueve años, siempre hay algo de humor negro, al que suelo tener cierta inclinación, y creo que este mismo se ha reflejado en varias de nuestras piezas. También hay una cuestión de crítica social y política, y siendo parte de la sociedad, me fijo en estas cosas que también me preocupan. En el caso de esta pieza, llevábamos ya alrededor de dos años explorando cuestiones de movimiento, es decir, que todos los movimientos en la cotidianidad tienen que ver, o se podrían reducir a las acciones de empujar o jalar. Entonces, con diferentes partes del cuerpo empezamos a hacer una exploración y de ahí surgió esta idea de generar todo con el cuerpo, porque al utilizar otros recursos,  – como video -, ayuda a expresar todo más fácil y no dejamos que la audiencia sienta o forme su propio criterio.

Zuleima Burruel: Sí, hemos tenido una tendencia a esta cosa político-social de criticar sin ser directos, pero que muestra una preocupación por decir algo que es muy evidente, y que justamente para eso es el arte, pues es una herramienta que utilizamos para expresarnos a través del cuerpo. Sin embargo, Ocaso es diferente en cuanto a que se trabaja con algo más personal, que le otorga al público esta posibilidad de conectar con la pieza de maneras diferentes. Tú vas a ver y quizá te encuentras en una situación similar… Entonces te conectas de esta forma personal; pasas a identificarte con los bailarines en escena y regresas a casa con algo que te dejó la coreografía.

 

–¿Cuál es la perspectiva que tienen sobre la danza contemporánea en Sonora?

–Zuleima Burruel: Siempre que vamos a un lugar fuera, tratamos de ver mucha danza, porque nos interesa saber qué está pasando en otros lugares. No varía mucho, pero es curioso porque aquí hay más tiempo para crear. Entonces, los coreógrafos se toman tiempo durante los procesos, lo que hace que se le dé más peso a sus trabajos. Pero lo que siento que disminuye – o que más cambia, – es el público. La danza ha tenido una gran evolución pero el público no ha evolucionado con ella, no está preparado para recibir nuevas propuestas, quieren seguir viendo lo de antes. Eso es lo que siento que pasa en Sonora; que el público no se ha terminado de involucrar, es todo un proceso que tiene que avanzar en conjunto y quizá no hemos ido al mismo paso.

 

–¿Qué es lo que Dédalo propone para acercar al público?

–Pedro Núñez: La danza tiene que ser una experiencia y una forma de comunicarse de individuo a individuo, tiene que plantear dudas. Tal vez la resistencia de la gente a la danza contemporánea es el problema. Muchas veces es más fácil echar la culpa a las instituciones y otorgarles esta responsabilidad de que ellas son las que tienen que generar público, y no; como artista también se tiene que trabajar en ello.

Hemos tenido varias actividades y nos encontramos trabajando para aterrizar un proyecto de mostrar algunas piezas en escuelas, y después, de alguna u otra forma, hacer que los niños acudan al teatro y adquieran estas experiencias.

 

–Para ustedes, ¿qué es la danza? ¿Qué significa bailar?

–Zuleima Burruel: Es comunicar… Darle una opción a otra persona de saber que se puede expresar de diferentes formas. La danza es controlar tu cuerpo, y si lo sabes controlar, eso te da confianza, y a partir de ahí puedes hacer lo que quieras, eso te motiva. Todos deberíamos hacer danza, todos deberíamos bailar; no para dedicarte a ello, pero sí para tener confianza en ti mismo.

Pedro Núñez: La danza me jaló porque vi las posibilidades que tenía mi cuerpo, vi cómo me cambió. Una de las razones por las que empecé a hacer coreografías era porque ahí encontré un medio de expresión para mí, para decir cómo me sentía o para presentar temas que quería tratar y dialogar sobre ellos. Cada pieza que he hecho la considero un diálogo de dos, el que está interpretando y el que está viendo: el espectador. Entonces, es un medio de expresión. Hay cosas que me cuesta trabajo decir o expresar en mi vida cotidiana, pero al momento de estar en un escenario, me quito estas cosas de estar pensando en mis deberes como adulto. Simplemente el estarme moviendo, el estar ejecutando, el estar haciendo y también al estar creando, formulamos temas para dialogar.