• Instituto Sonorense de Cultura

  • 01 662 2134411
  • direccion@isc.gob.mx

Lupercalia, una fiesta romana para Miguel Manríquez

Lupercalia, una fiesta romana para Miguel Manríquez

El homenajeado en la Feria del Libro de Hermosillo 2017 fue el escritor, poeta y ensayista sonorense Miguel Manríquez Durán.

Escritor de gran nivel, poeta que se salió del territorio –geográficamente–, que se extendió por todo el mundo, no únicamente la divulgación de su obra, sino los temas universales. Originario de Guaymas, Sonora, nacido en 1957, cuenta con una Maestría en Ciencias Sociales por el Colegio de Sonora y Doctorado en Letras por la Universidad de Guadalajara.

Como parte de este reconocimiento por su incansable labor con varias décadas de aportación a la cultura, se incluye la presentación de Lupercalia, una compilación de su trabajo poético de 1980 a 2016, editado por el Instituto Sonorense de Cultura.

En todo este tiempo, el poeta se dedica a explorar lo elementalmente humano: el poder, el dominio, la muerte, la vida, es decir, la condición humana.

El homenajeado escogió como título “Lupercalia”, que era una fiesta romana pagana carnavalesca donde se festejaba la vida; para los que lo conocen no fue de extrañarse, pues saben de su dominio de la tradición grecolatina.

Para la presentación de esta publicación, el autor invitó a dos de sus más entrañables amigos, los escritores Guadalupe Beatriz Aldaco y Ricardo Solís.

La participación de Ricardo Solís se realiza de manera virtual, por medio de un texto que compartió Josué Barrera:  “Ahora que la Feria del Libro de Hermosillo (FeLiH) le hace un homenaje –más que merecido–, me queda claro que el tesón bien enfocado de Miguel ha rendido más de un fruto porque, más allá de una enorme labor académica, su obra poética ha tenido un eco de orden diferente, una respuesta que se revela no en la imitación o la copia artera sino, antes bien, en la extrañeza ante un ritmo de excepción que conduce a cuestionar patrones propios y con ello, tal vez, dar con nuevas formas de acomodo para nuestras palabras, nuestros esquemas y articulaciones que otorgan sentido al mundo”.

“Lupercalia (ISC, 2017), la antología con que esta feria rinde tributo a uno de los autores sonorenses vivos más importantes a nivel nacional y que, sin duda, actualiza el trabajo poético de Manríquez al brindar un vasto muestrario para una obra integrada por poemarios que, en la mayoría de los casos, son prácticamente imposibles de encontrar, ni siquiera en mesas de saldos”.

Ambos presentadores narraron los primeros encuentros con este tFeLiH 2017, Homenaje a Miguel Manríquez (2)an admirado escrito y la fortuna de compartir su amistad.

Aldaco también destacó la originalidad del autor en su trabajo: “Miguel Manríquez no sólo ha sabido honrar un legado: lo ha enriquecido y fortalecido. Podría destacar varias virtudes suyas en ese sentido, pero me referiré sólo a dos: una, la fidelidad al camino personal, al proyecto propio, a la misión que se ha asumido, sin entretenerse en confrontaciones estériles que sólo quitan tiempo al pensamiento y a la creatividad; sin ceder a la seducción de pertenecer a un grupo, a una cofradía, a una mafia, posición casi siempre limitante y poco remunerativa en términos intelectuales, y en la que muchos incurren porque es grande la tentación de diluir o respaldar las posturas propias en otros, y poca la originalidad, solidez y claridad del camino personal elegido. Esa línea de actuación tiene sus costos, pero éstos se diluyen cuando, al llegar a cierta etapa de la vida, vemos compilada una sólida obra poética en la antología Lupercalia, y tenemos la oportunidad de escuchar y leer nuevas formas y recursos analíticos (Miguel no deja de tejer conceptografías) para aprehender la realidad, de alguien tan osado como para denominar ‘Seminario interplanetario’ a su especie de liceo particular”.

Y como a referido Solís, “Este 2017, la FeLiH se ha hecho justicia a sí misma al elegir como su autor homenajeado a Miguel Manríquez”.