• Instituto Sonorense de Cultura

  • 01 662 2134411
  • direccion@isc.gob.mx

Blog de Joaquín Robles Linares

A pedazos

La nube negra del tiempo llega y se lleva de golpe los recuerdos. Uno de los momentos más duros del ser humano es enfrentarse a la desmemoria, todo el pasado y una vida completa quedan borrados, no queda registro.

Se deja de ser quien era, la persona no reconoce ni se reconoce, el que contempla a distancia es testigo del deterioro, se transforma inadvertidamente en uno más de los objetos del desorden que impera en el que lo padece.

El habla se trastoca, los nombres brincan de un lado a otro en el juego cruel de la confusión y los absurdos, la soledad se convierte en el acompañante fortuito del desastre.

El Alzheimer es en nuestros días un problema que desestabiliza a familias completas, aquel vigoroso y cercano ser humano, muta trágicamente en un sonámbulo despistado y sin destino, en un ser que busca la salida en el caos y la confusión, los que lo hemos visto de cerca la enfermedad, sabemos de lo devastador que llega a ser.

El derrumbe paulatino de la sucursal del Banco de Sonora, sucursal Guaymas, que fue construido en 1908 por el Ingeniero Eduardo Gaxiola Gil Lamadrid, Presidente Municipal del puerto de 1902 a 1904, quien según el ex cronista municipal de Guaymas y conocedor a profundidad del tema: Horacio Vázquez del Mercado, estudió en Francia, al igual que Alberto Pissis Bazozábal, guaymense de nacimiento y arquitecto notable, a la postre inspiración del edificio.

El inmueble es sin duda uno de los más bellos de la región, su diseño arquitectónico es portentoso, rematado con una cúpula que lo hacía sobresalir entre las construcciones más modestas, de techos rectos y calles polvorientas del centro de la ciudad.

Las columnas, ventanales y ornamentos de esta construcción, destacaban en los inicios del siglo xx, lo hacían un símbolo del Guaymas venturoso y progresista de los albores del siglo.

El edificio tiene un hermano mayor en San Francisco California, es, si no idéntico, muy similar, el diseño está enmarcado en la escuela que Alberto Pissis introdujo en Estados Unidos, después de su fructífera estancia en la École des Beaux-Arts en Francia.