• Instituto Sonorense de Cultura

  • 01 662 2134411
  • direccion@isc.gob.mx

Entrevista a Yadira Buendía y Julio Perea

Entrevista a Yadira Buendía y Julio Perea

Deseos, obsesiones, excesos, sentidos a flor de piel: esta es una fiesta para celebrar el pecado, para reconocerlo nuestro. Este es el placer que provoca reincidir, caer. Caemos.

 

Conversamos con Yadira Buendía y Julio Perea, juntos en la dirección de El festín de los pecados.

 

¿Cuál es el argumento de El festín de los pecados?

Julio: Es una obra que busca recontextualizar el significado de los pecados en pleno siglo XXI, donde partimos de cuadros escénicos sin palabras; no hay un guion escrito con parlamentos de los personajes, sino que nos valemos de diferentes recursos escénicos como el clown, las acciones físicas, el teatro de objetos, la multimedia. Todos ellos prescinden totalmente del texto y la palabra, para exponer una versión muy libre de lo que es el pecado y como se conceptualiza en la actualidad. En la puesta abordamos los siete pecados capitales a través de cuadros muy precisos para cada uno.

 

¿La escritura del guion fue colectiva? ¿Cómo fue el proceso creativo de la obra?

Yadira: Lo hicimos colectivo, fue un trabajo horizontal, todos estuvimos en todo; en la producción, en la construcción y estructura del guion. Fue muy interesante porque primero fue la idea y después de concretar el equipo, decidimos hacerlo por medio de laboratorio: resultó muy rico porque Julio Perea tiene una técnica; Misuki Takaya tiene otra técnica, yo otra.  En un principio estaba también Silvia Maytorena que participó en el laboratorio y después ya no pudo seguir por cuestiones escolares y de trabajo, pero toda la propuesta salió de allí, haciendo una mezcla de todas las técnicas que traemos.

 

No es convencional la manera en la que presentamos los pecados y eso es algo que nos emociona mucho y nos gusta, y cada vez que los hemos presentado siempre nos ha dado un poquito más. Estamos comprometidos en mostrar otras maneras de hacer teatro y no es porque estemos descubriendo el hilo negro; no, solo que tenemos inquietud y queremos salirnos un poco –no sé si sea muy egocéntrico o soberbio decirlo– de lo ortodoxo, no queremos ser ortodoxos. Entonces esperamos que les guste, sabemos que viene gente que no nos ha visto y no solamente nuestros compañeros de teatro, sino otra gente que se está dando la oportunidad de venir a la muestra y la prueba está en que ha estado el teatro lleno.

 

¿Por qué hablar del pecado? ¿Cómo lo relacionan con la cotidianidad humana?

Julio: Consideramos que el pecado es inherente al ser humano; el pecado es un placer, por eso uno reincide y cae, tendemos a disfrutarlo en realidad. Nosotros partiendo de esta premisa, exponemos el pecado y le buscamos sentido, primero, para nosotros: de cuáles disfrutamos, de qué pie cojeamos y a partir de ahí creamos un discurso que puede tocar a varios espectadores.

 

¿Cómo se define la compañía Cachora solar?

Yadira: Somos nuevos, es un grupo joven. Incluso El festín de los pecados es nuestro primer trabajo en conjunto. Nuestra propuesta es que siempre tratemos de ser horizontales en lo que hacemos. Obviamente, puede pasar que hay un trabajo específico en el que deseo bastante, por ejemplo, que Julio dirija, entonces esas cosas se platican y hablamos de los textos que tenemos y que queremos presentar, y asignamos la dirección: todo mi respeto, toda mi voluntad, van a estar bajo la dirección de Julio. Él se encargará de esa parte, pero el resto se encargará de la producción, la iluminación, de los demás detalles. Nuestra idea es que si cada quien tiene una inquietud, debemos darnos el chance de apoyarlo y hacerlo. Somos jóvenes, El festín de los pecados es como surgimos y todos deseamos hacer más.

 

¿Qué les ha parecido la Muestra?

Yadira: Sí extraño y sí hubiera deseado ver a otros compañeros que tienen muy buenas propuestas, así se hubiera tornado más interesante la Muestra. Me gustaría mucho invitar a mis compañeros, que todos participemos y que realmente se pueda dar un proceso de selección, que los jurados se den el tiempo de ver los videos y haya un criterio para decir quiénes entran.

 

Julio: Yo lo que he visto hasta ahorita es una buena afluencia de público, sobre todo para los espectáculos infantiles viene mucha gente y es muy padre que haya este tipo de propuestas dentro de una muestra teatral. Coincido con mi compañera: habría que afinar un poco más la curaduría de las propuestas que entran.